Temblor Esencial

El temblor esencial (ET) es un síndrome caracterizado por una lenta progresión del temblor postural y/o cinético (del movimiento), que suele afectar a ambas extremidades superiores.

El ET es una enfermedad crónica que se caracteriza por un temblor involuntario y rítmico de una parte del cuerpo, más típicamente las manos y los brazos. En la mayoría de los pacientes, el ET, se considera un trastorno progresivamente lento y, en algunos pacientes, con el tiempo puede implicar la incidencia de temblor en la cabeza, la voz, la lengua (con disartria ­incapacidad para hablar debido a problemas de la musculatura asociada­ ), las piernas y el tronco. Sin embargo, en muchas personas, la enfermedad puede ser estable manteniendo un leve temblor durante toda la vida.

La causa exacta para el temblor esencial se desconoce . Los temblores ocurren cuando hay un problema con los nervios que inervan ciertos músculos. Algunas investigaciones sugieren que la parte del cerebro que controla los movimientos musculares no funciona correctamente en pacientes con este tipo de temblor.

El temblor esencial también puede ocurrir con otros problemas del cerebro y del sistema nervioso, como distonía, mal de Parkinson y ciertas afecciones neurológicas que se transmiten de padres a hijos.

Si un temblor esencial ocurre en más de un miembro de una familia, se denomina temblor familiar . Este tipo de temblor esencial se transmite de padres a hijos (hereditario), lo cual sugiere que los genes juegan un papel en su causa.

El temblor familiar por lo regular es un rasgo dominante, lo cual significa que sólo se necesita recibir el gen de uno de los padres para desarrollar el temblor. Generalmente empieza a comienzos de la madurez, pero puede verse en personas mayores o más jóvenes.

El temblor se produce cuando el músculo no se activa de forma voluntaria. Si bien la acción del temblor también está presente con la contracción voluntaria de los músculos. Los subtipos de temblor incluyen postural, cinético e isométrico .

A medida que la enfermedad progresa, los individuos con temblor experimentan diversos grados de discapacidad funcional. Las personas afectadas pueden tener dificultades para realizar tareas cotidianas que requieren habilidades de motricidad fina. Sosteniendo o manipulando objetos pequeños, tales como pequeñas herramientas o utensilios, puede ser difícil. El temblor en las manos puede causar dificultades con la escritura, tomar líquidos de un vaso o taza, comer, costura, aplicación de maquillaje, afeitado, o vestirse, por ejemplo.

Mientras que el temblor no es peligroso para la salud, es muy discapacitante y afecta el estado mental, así como el funcionamiento en el hogar y en el lugar de trabajo.

El temblor es más probable que se note en las manos, pero puede afectar la cabeza, los brazos, los párpados u otros músculos. El temblor rara vez afecta las piernas o los pies. Las personas con temblor esencial pueden tener dificultad para sostener o usar objetos pequeños como platería o un lapicero.

El médico puede hacer el diagnóstico llevando a cabo un examen físico y haciendo preguntas acerca de los antecedentes médicos y personales. Un examen físico mostrará agitación con el movimiento, por lo general, movimientos pequeños con una frecuencia superior a 5 veces por segundo. Normalmente no hay ningún problema con la coordinación o el funcionamiento mental.

Los temblores pueden:

  • Ocurrir al moverse (temblor relacionado con acción) o pueden ser menos notorios con el reposo.

  • Aparecer y desaparecer, pero generalmente empeoran a medida que uno envejece.
  • Empeorar con estrés, cafeína y ciertos medicamentos.
  • No afectar a ambos lados del cuerpo de la misma manera.

Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson, que resulta de la muerte de las células nerviosas en el cerebro, es un trastorno neurológico crónico degenerativo que afecta al menos a un millón de personas en los Estados Unidos y más de cinco millones en todo el mundo.

El área del cerebro que se encuentra más afectada por la enfermedad de Parkinson es la sustancia nigra en el tronco cerebral. Las células nerviosas perdidas en esta zona son las que producen dopamina, una sustancia química involucrada en la comunicación con la parte del cerebro que controla el movimiento y la coordinación. A medida que la enfermedad progresa, la cantidad de dopamina producida en el cerebro disminuye, dejando al paciente incapaz de controlar el movimiento adecuadamente.
Los principales síntomas motores (también llamados síntomas cardinales, ya que son el sello distintivo de la enfermedad) incluyen el temblor de reposo, lentitud de movimientos (bradicinesia), rigidez e inestabilidad postural. Los síntomas no motores incluyen dificultades para dormir, pérdida del sentido del olfato, el estreñimiento, el habla y problemas de deglución, y presión arterial baja al ponerse de pie. Podría haber también trastornos del estado de ánimo y el deterioro cognitivo que van desde dificultades leves de memoria a la demencia.