Tratamiento ResoFus Alomar para los nódulos tiroideos

El tratmiento con ResoFUS Alomar combina las imágenes convencionales de ultrasonidos y los ultrasonidos focalizados de características terapéuticas para proporcionar un tratamiento no invasivo, sin cicatrices y sin postoperatorio necesario al ser totalmente ambulatorio.

Durante el tratamiento estos rayos de ultrasonidos se cruzan en el objetivo delimitado por el cirujano, en este caso el nódulo tiroideo. La intersección de los rayos se traduce en una concentración y suma de energía provocando una elevación de la temperatura en este punto. Por lo tanto, el tejido del nódulo tiroideo se calienta rápidamente hasta llegar aproximadamente a 85 °C. A esta temperatura se inicia un tipo de "proceso de fusión" al destruir las células. Este procedimiento continúa teniendo efecto después del tratamiento y el nódulo continuará haciéndose más pequeño con el tiempo. Esto es debido a que el cuerpo gradualmente desintegra los tejidos "fundidos”.

Este método puede realizarse de forma ambulatoria y de forma no invasiva, sin cortes. Gracias a este tipo de tratamiento no quedarán cicatrices (ni en la piel ni dentro del cuerpo dónde se producen zonas fibróticas), disminuimos los riesgos que se puedan asociar a la anestesia y el riesgo de infección por la cirugía. Este tratamiento se realiza sin anestesia general. Al causar un dolor tolerable (quemazón) únicamente se utiliza anestesia local para minimizar las molestias.

El principal beneficio de este tratamiento es que la tiroides mantiene su función normal y se reduce notablemente los problemas de desequilibrio hormonal secundario a la cirugía. Uno de los principales problemas que puede ocasionar la cirugía de tiroides es la afectación del nervio recurrente que se encarga de hacer funcionar las cuerdas vocales. Mediante el tratamiento ResoFUS este problema se reduce prácticamente a <1%.

Para la mayoría de los pacientes con una sola sesión es suficiente para tener una reducción significativa del volumen. Sólo los nódulos muy grandes podrían requerir dos sesiones para reducir la duración de cada sesión y los problemas ocasionados a tratamientos tan largos. El tiempo real del tratamiento podría ser corto, unos 20 minutos si el nódulo no es demasiado grande. No obstante, la duración completa es de 1 a 2 horas para el posicionamiento, la anestesia local y la delimitación de la zona a tratar.

¿Cuáles son las principales ventajas
de este tratamiento?

En contraste con la cirugía, este tratamiento no requiere cortes y, por lo tanto, no deja cicatrices, heridas ni deterioros. Esto es una gran ventaja, porque en una operación surgen cicatrices no sólo en la superficie de la piel, sino también dentro del tejido. Además, como ResoFUS Alomar conserva la función de la tiroides, evita la necesidad de medicación de largo plazo.

El tratamiento con ResoFUS Alomar es un procedimiento ambulatorio y no se requiere anestesia general, sólo un anestésico local. Sólo es necesaria una sesión y el paciente puede volver a las actividades cotidianas normales directamente después del tratamiento.

clock-icon
Rápida recuperación
Se trata de un único tratamiento, no invasivo, que brinda a los pacientes una rápida recuperación y la posibilidad de volver a las actividades de su vida diaria inmediatamente después del tratamiento.
no-infection-icon
Reducción de riesgos
Comparado con otras técnicas, los ultrasonidos focalizados ofrece una reducción del riesgo de infecciones y lesiones de áreas no deseadas así como la presencia de cicatriz.
ultrasounds-icon
Guiado por ecografía
Gracias a que es una técnica guiada mediante ecografía, le confiere seguridad y reduce los efectos secundarios por lesión a estructuras que no queremos dañar.
no-invasive-icon
No invasivo
Al ser una técnica no invasiva, los ultrasonidos focalizados pueden ser una opción para pacientes que no desean someterse a ciurgía o pacientes de elevada edad que actualmente no son candidatos a cirugía convencional.

Resultados

El tratamiento destruye el nódulo tiroideo de forma que este no vuelve a crecer.  Además de destruirlo se reducirá a la mitad de tamaño en los próximos 6 meses. A partir de los 6 meses puede seguir encogiendo. Al reducir de tamaño los síntomas que causen por tamaño y por sobreproducción de hormonas se verá reducido.

Los resultados de los estudios indican que el tratamiento se tolera bien y no se han observado complicaciones importantes.

Mira la presentación entera de la tecnología HIFU

Breve descripción del proceso llevado a cabo para realizar la intervención de los nódulos tiroideos.

Pacientes reales, soluciones reales.

“Para mí, fue un gran alivio cuando me enteré de que mi glándula tiroides podría ser tratada de manera no invasiva con echotherapy.”

«Los nódulos tiroideos ocurren frecuentemente en nuestra familia. Yo misma nunca había tenido problemas en el pasado. Sin embargo, hace unos tres años de repente sufrí de retención de líquidos, tenía un montón de sudor y estaba a menudo cansada y sin aliento. Sospeché de las causas habituales eran la menopausia y el asma. Después de una cita con mi osteópata, las cosas se pusieron en marcha: mis síntomas eran sospecha de problemas de tiroides. Fui a mi médico de cabecera, me hicieron un análisis de sangre y me dijeron que mis glándulas tiroides estaban en orden.

No me quede convencida y quería que mis síntomas fueran examinados por un médico especialista. Al mismo tiempo, leí en la prensa sobre el doctor, que es especialista en enfermedades de tiroides en su consulta de medicina nuclear. Llevé mis análisis de sangre a la cita y el doctor se alerto inmediatamente. Mis glándulas tiroides estaban completamente fuera de control. La fatiga constante, la acumulación de calor, los problemas respiratorios estaban relacionados con un nódulo tiroideo.

Tenía mucho miedo por la operación, pero el doctor rápidamente me tranquilizó. Me presentó un tratamiento nuevo y no invasivo que usa ultrasonidos que destruyen el tejido del nódulo tiroideo por el calor. Me contó todo sobre ResoFUS Alomar: un tratamiento corto sin una estancia en el hospital y que el tejido sano no se ve afectado. Lo más importante: sin cirugía, sin cortes. Me sentí revivida – la decisión había sido tomada.

Ya al ​​día siguiente del tratamiento, podía respirar mejor de nuevo y a las tres semanas el nódulo ya había disminuido un tercio. Yo no esperaba que mis molestias desaparecieran tan rápidamente. Dado que tenía un nódulo en ambos lados de la glándula tiroides, el tratamiento se realizó en dos sesiones. También la segunda vez todo fue sin problemas. Estoy muy feliz de que mi glándula tiroides no haya sido eliminada y probablemente no necesite ningún medicamento pronto. Una vez más me he dado cuenta de lo importante que es escuchar tu voz interior. »

Ilona, ​​59 años