Tratamiento ResoFus Alomar para el fibroadenoma de mama

El tratmiento con ResoFUS Alomar combina las imágenes convencionales de ultrasonidos y los ultrasonidos focalizados de características terapéuticas para proporcionar un tratamiento no invasivo, sin cicatrices y sin postoperatorio necesario al ser totalmente ambulatorio.

Durante el tratamiento estos rayos de ultrasonidos se cruzan en el objetivo delimitado por el cirujano, en este caso el fibroadenoma de mama. La intersección de los rayos se traduce en una concentración y suma de energía provocando una elevación de la temperatura en este punto. Por lo tanto, el tejido del nódulo tiroideo se calienta rápidamente hasta llegar aproximadamente a 85 °C. A esta temperatura se inicia un tipo de "proceso de fusión" al destruir las células. Este procedimiento continúa teniendo efecto después del tratamiento y el fibroadenoma continuará haciéndose más pequeño con el tiempo. Esto es debido a que el cuerpo gradualmente desintegra los tejidos "fundidos”.

Este método puede realizarse de forma ambulatoria y de forma no invasiva, sin cortes. Gracias a este tipo de tratamiento no quedarán cicatrices (ni en la piel ni dentro del cuerpo dónde se producen zonas fibróticas), disminuimos los riesgos que se puedan asociar a la anestesia y el riesgo de infección por la cirugía. Este tratamiento se realiza sin anestesia general. Al causar un dolor tolerable (quemazón) únicamente se utiliza anestesia local para minimizar las molestias.

Para la mayoría de los pacientes con una sola sesión es suficiente para tener una reducción significativa del volumen. Sólo los fibroadenomas muy grandes podrían requerir dos sesiones para reducir la duración de cada sesión y los problemas ocasionados a tratamientos tan largos. El tiempo real del tratamiento podría ser corto, unos 20 minutos, si el nódulo no es demasiado grande. No obstante, la duración completa es de 1 a 2 horas para el posicionamiento, la anestesia local y la delimitación de la zona a tratar.

¿Cuáles son las principales ventajas
de este tratamiento?

En contraste con la cirugía, este tratamiento no requiere cortes y, por lo tanto, no deja cicatrices, heridas ni deterioros. Esto es una gran ventaja, porque en una operación surgen cicatrices no sólo en la superficie de la piel, sino también dentro del tejido. Además, como ResoFUS Alomar conserva la función de la tiroides, evita la necesidad de medicación de largo plazo.

El tratamiento con ResoFUS Alomar es un procedimiento ambulatorio y no se requiere anestesia general, sólo un anestésico local. Sólo es necesaria una sesión y el paciente puede volver a las actividades cotidianas normales directamente después del tratamiento.

clock-icon
Rápida recuperación
Se trata de un único tratamiento, no invasivo, que brinda a los pacientes una rápida recuperación y la posibilidad de volver a las actividades de su vida diaria inmediatamente después del tratamiento.
no-infection-icon
Reducción de riesgos
Comparado con otras técnicas, los ultrasonidos focalizados ofrece una reducción del riesgo de infecciones y lesiones de áreas no deseadas así como la presencia de cicatriz.
ultrasounds-icon
Guiado por ecografía
Gracias a que es una técnica guiada mediante ecografía, le confiere seguridad y reduce los efectos secundarios por lesión a estructuras que no queremos dañar.
no-invasive-icon
No invasivo
Al ser una técnica no invasiva, los ultrasonidos focalizados pueden ser una opción para pacientes que no desean someterse a ciurgía o pacientes de elevada edad que actualmente no son candidatos a cirugía convencional.

Resultados

El tratamiento destruye el fibroadenoma de forma que este no vuelve a crecer.  Además de destruirlo se reducirá a la mitad de tamaño en los próximos 3 meses. Conforme el fibroadenoma disminuye en tamaño, los síntomas normalmente desaparecen. Además, gracias a la focalización, esta terapia conserva el tejido sano circundante.

Los resultados de los estudios no muestran ningún evento adverso serio que no sean la inflamación o induración subcutánea temporales entre el fibroadenoma y la piel siendo de forma temporal y con resolución espontanea.

Mira la presentación entera de la tecnología HIFU

Breve descripción del proceso llevado a cabo para realizar la intervención de los nódulos tiroideos.

Pacientes reales, soluciones reales.

«Inconscientemente, es problemático saber que está allí, tal vez creciendo. Esta sensación ha desaparecido ahora y es un gran alivio ".

«A principios de 2013, mientras inspeccionaba mi pecho, descubrí un nódulo. En este momento nunca había oído hablar de fibroadenomas, así que temía que fuera algo más serio. Posteriormente, solicité el consejo de un ginecólogo. Después, la ecografía confirmó que no era un cáncer, sino probablemente un fibroadenoma. Para eliminar cualquier duda también me realizaron una biopsia.

Durante los siguientes 3 o 4 meses, lo estuve controlando y me di cuenta que había crecido rápidamente. Cuando la ecografía confirmó que había crecido, el médico me aconsejó que me lo quitaran. Me preguntaba cómo iban a eliminarlo. La idea de un procedimiento quirúrgico que me abriera el pecho y extirpasen el fibroadenoma era bastante impactante para mí.

Durante todo este tiempo el fibroadenoma se había vuelto muy grande, ahora era visible cuando usaba escotes. Encontre la web de ResoFUS Alomar y pedía más información al respecto. En ese momento, el HIFU era una tecnología relativamente nueva, pero no me preocupaba porque pensé que esta técnica de ultrasonidos focalizados era mucho más preferible que a la cirugía y la idea de cicatrices irreversibles y posibles desperfectos en el seno.

Decidí pedir una cita en ResoFUS Alomar. El tratamiento no fue desagradable, lo único fue la posición acostada sin poder moverme que fue un poco incómoda. El procedimiento duró aproximadamente una hora, ¡pensé que sería peor! Mi cita era un viernes y me fui a casa inmediatamente después del procedimiento, mis senos estaban ligeramente hinchados y un poco calientes, pero por lo demás todo fue normal.

Una o dos semanas después, el fibroadenoma empezó a encogerse y se volvió más y más pequeño desde entonces. Ahora, solo tiene 2 cm. Ya casi no me lo noto y no es doloroso. Recomendaría el tratamiento con ResoFUS Alomar, incluso si el fibroadenoma no es físicamente doloroso. Inconscientemente, es problemático saber que está ahí, tal vez creciendo. Este sentimiento ha desaparecido ahora y es un gran alivio. Mi ginecólogo también dice que la cirugía no se habría hecho tan bien y que habría habido cicatrices. Estoy muy feliz. »

Claire, ​​33 años